Textos Críticos

MakinArt
de Dana Sosa

 

La instalación propuesta por Dana Sosa es complicada de abordar en primera instancia. No por su complejidad conceptual, o su complejidad tecnológica, sino por la propuesta en sí. Se trata de una maquina generadora de dibujos, sobre un lienzo, a partir de la manipulación del espectador. La obra propone diferentes modos de interactuar y manipular la misma, y si uno ahonda en la presentación formal propuesta por la artista, es precisamente en ese lugar donde comienza la complejidad.

Uno de los objetivos del proyecto consistía en ¨Lograr una actividad divertida que genere el interés de los niños a la hora del aprendizaje¨ [Dana Sosa]. A su vez, la artista nos explica que ¨Al entrar a la sala e interactuar con la obra, el espectador va a enfrentarse con el desafío de ser el propio artista y expresarse a través del dibujo a través de la experimentación.¨  [Dana Sosa]. Creo que ambos postulados entran en conflicto, y no dejan florecer el potencial del proyecto. Es muy arriesgado pensar una obra destinada al público infantil, pero pensada conceptualmente para gente adulta. Pensar una edad de inicio para involucrarse en prácticas artísticas es polémico; y llanamente, cualquier debate sobre qué es y no arte es, de por sí, más polémico. Pero sabemos algo con certeza, que las instituciones artísticas no están pensadas, en su mayoría, para albergar público infantil como principal  espectador. A menos que hablemos de muestras muy específicas; o de pequeños espacios brindados por grandes instituciones como los museos Reina Sofía de Madrid, o Guggenheim Bilbao (entre otros). Si esta instalación está proyectada para exponerse junto a otras obras (en museos, galerías, exposiciones, u otras instituciones) se deben tomar muchos otros recaudos y medidas de seguridad; tanto como prevención para el espectador, como prevención para el artista ante un accidente de alguno de los mismos. No debemos olvidar que la obra funciona con ventiladores conectados directo a 220V, y elementos tóxicos como las pinturas de látex. Y las prevenciones no son únicamente pensando en los niños espectadores, sino en la posibilidad de problemas con el público adulto; e inclusive con posteriores conflictos con obras lindantes.

Esta obra tiene un potencial muy grande dentro de ella, que no puede llegar a su plenitud por la ambigüedad a la hora de definir un objetivo, más precisamente, un público definido. Abrir el juego a todo tipos de edades, con todos los recaudos posibles, puede liberar a la obra del laberinto formal y conceptual en el que se encuentra.

 

 

 

ArteCabezas

De Andrés Beis

 

El título de la obra es la mejor síntesis que nos ofrece el autor, sagazmente,  sobre la obra. Esta nos ofrece un gran rompecabezas, compuesto por motherboards, el cual los espectadores pueden armar y desarmar. Una reutilización y resignificación del objeto motherboard, que obtiene como resultado la interacción del público.

Considero a esta obra como un hibrido entre instalación participativa y un objeto escultórico, y esa condición está dada por el tiempo de exposición de la misma y por la participación del público. Es decir, la obra está destinada a la acción lúdica y práctica del espectador, que va formando y transformando la escultura (de motherboards) a través del tiempo. Una de las posibilidades que podría ocurrir es que los espectadores formen una gran placa madre, reutilizando pequeños fragmentos de ellas. El artista comenta ¨ al tratarse de una pieza tecnológica inevitablemente me llama a intervenirla y crear una cierta forma de conexionado que al juntar las piezas funcione o nos muestre algún resultado en pantalla o electrónicamente (ya sea emitir algún sonido, alguna luz, etc.), y que con la sumatoria de piezas, cables y placas que se vayan agregando, poder crear como “una nueva computadora” o un nuevo circuito que sirva para controlar algunas luces o sonidos.¨ [Andrés Beis]. De esta manera, se generaría una metáfora sobre la evolución de la tecnología, pero de manera inversa. Del paso de pequeñas motherboards actuales (las cuales concentran gran potencia en espacios reducidos), a conformar una de gran tamaño, como eran antiguamente (las cuales necesitaban de espacio físico para albergar más elementos que incrementen su potencia). Esta reflexión deja en evidencia que no se puede ser ingenuo ante la participación del público en esta obra, reduciendo la interacción a una acción simplemente lúdica o azarosa. Lo cual, de este modo, puede justificar de manera directa el tándem reutilización-resignificación.

Estas posibilidades de reflexión me remiten directamente a la idea de caja negra que propone Cesar Aira, la cual nos habla que el hombre ha perdido el conocimiento sobre las máquinas y sobre la tecnología que utiliza cotidianamente; ya no puede repararlas intuitivamente y se reconoce como completo ignorante sobre ello, relegando esa tarea para una elite de especialistas. ArteCabezas ¨abre¨ esta caja negra que son las motherboards para aquellos que quieran comenzar un abordaje técnico sobre la misma, y liberar su curiosidad. El espectador podrá conjeturar, deducir y e incluso llegar a resolver el gran enigma que implica el circuito de placas electrónicas dentro de una computadora, como en cualquier aparato electrónico.

 

 

 

 

Ómicron

De Agostina Scarinchi

 

Ómicron se presenta ante nosotros como una versión en miniatura del futuro, pero que nos invita a sumergirnos en una estructura imponente y atrapante. La decisión de la artista de utilizar motherboards para confeccionar y simular una ciudad futurista resulta efectiva e inquietante. En primer lugar, la idea de un futuro totalmente computarizado e ¨inteligente¨ no es nada nuevo. Desde la novela ¨1984¨ de Orwell hasta las películas taquilleras de Hollywood de nuestros tiempos, la temática mantiene vigencia; postergando cada vez más ese futuro tan anhelado, como temido e inevitable. En este caso, nos encontramos con una ciudad fría, carente de vida y naturaleza, pero perfectamente estructurada. Cada elemento que constituye las motherboard tiene su función, y deja poco librado al azar.

Desde el punto de vista visual, la artista se deberá encontrar con un gran desafío. La presentación formal en video del proyecto nos muestra una imagen imponente, que trasmite una sensación de soledad y de ambiente lúgubre (pero evolucionado). Estas sensaciones son, quizá, muy complicadas de lograr a la hora de recorrer la obra con nuestros propios ojos. La impunidad que nos da la magia del lente de una videocámara se esfuma ante la certera realidad de los ojos. El desafío se encuentra en lograr empatar esas sensaciones. Y una chance para poder lograrlo es utilizar, precisamente, esas filmaciones para proyectar en el espacio al exponer la obra. Pero también podría ser un arma de doble filo, al ser motivo de comparación con la escultura misma; dejando un amargo sabor a maqueta complejamente elaborada. Encontrar el equilibrio, entre este recurso y los efectos lumínico-visuales que se podrían efectuar a la escultura, es encontrar la respuesta correcta a dicho desafío.

La premisa que acuña la artista, ¨creo que todo lo nuevo, nunca parte de la nada, sino de objetos ya existentes¨ [Agostina Scarinchi], es llevada a su máxima expresión en Ómicron. Al igual que en la obra ¨ArteCabezas¨ de Andrés Beis, aquí volvemos a ver la reutilización de motherboards para una resignificación de las mismas. Pero a diferencia de ella, la participación del público es totalmente pasiva. Si son superados los desafíos que conlleva el potencial de la obra, el espectador solamente debe dejarse llevar por la misma, abducido e hipnotizado. Es una obra completamente contemplativa, que llega a relatar una historia en silencio, de un futuro nunca logra concretarse. 

Anuncios

Elección de obra de Nam June Paik: TV Buddha (1974)

http://www.paikstudios.com/gallery/1.html

Elegí esta obra por varias razones. Entre ellas, por la cantidad de interpretaciones y análisis producidos a lo largo de los años, en contraste con lo poco que el autor ha hablado sobre ella tras su exposición.
Es un gran desafío reproducirla en un contexto contemporáneo; pero eso, justamente, es lo interesante y bonito de la cuestión. Una efectiva ¨remake¨ de la obra podría generar otras ¨nuevas viejas¨ interpretaciones, así como también, dilucidar algunas cuestiones discursivas e ideológicas de la misma.

Ut (2010)

La obra propia a abordar durante la cursada sera una llamada ¨Ut¨, realizada en el año 2010 durante la cursada de Taller de Imagen III (con la profesora Mariela Yeregui)

Ut

Sinopsis:
En una habitación blanca, se encuentran dispuestos 16 pequeños parlantes
empotrados en el perímetro de sus paredes. Cada uno de ellos emite una frecuencia diferente, de manera continua, a un volumen relativamente bajo. De esta manera, el espectador se puede sumergir en una experiencia sonora del cual él mismo tiene el control. Ya que con su desplazamiento por la habitación logra producir dicha experiencia. Incluso, siguiendo una sucesión de parlantes, puede formar una ¨melodía¨ con los tonos emitidos.

Memoria Conceptual:


Tanto el sonido como la música, han sido objeto de estudio, fascinación y
admiración para el hombre, a lo largo de su historia. El sonido se ha definido como una vibración que se traslada a través de un medio; cuando un cuerpo vibra provoca cambios de presión positivos y negativos en la presión atmosférica. Este fenómeno se traslada, ya que las moléculas comprimidas y expandidas provocan una compresión o una expansión en las moléculas cercanas, provocando un efecto ondulatorio esférico alrededor del cuerpo vibrante. Las partículas de aire no viajan, solo se mueven un poco alrededor de su posición de equilibrio. Cuando una vibración se comprime y se expande completa un ciclo. El número de ciclos que se comprenden en un segundo representan a la frecuencia del sonido. El tono es el término musical de frecuencia, es la posición del sonido en una escala que el sonido humano reconoce; y puede ser expresado como una nota musical. Un tono puro es una onda senoidal correspondiente a una frecuencia. Este último, es el elemento principal de “Ut”
La música es una forma de hacer arte con los sonidos; y es en este sentido donde radica la esencia de esta obra. Que consiste de una habitación blanca donde se encuentran 16 pequeños parlantes empotrados sobre la pared a lo largo de su perímetro. Por cada uno de ellos, se emite un tono puro, correspondiente a una nota que sonara constante en el tiempo. El factor principal para la navegación dentro de esta obra es el movimiento. El desplazamiento del espectador, a través del espacio, producirá en él diferentes sensaciones. Al estar dentro de un ambiente con diferentes sonidos continuos
(los tonos puros), podrá experimentar diferentes situaciones, en lo que se refiere a experiencias sonoras y musicales. Dependiendo del entrenamiento auditivo, o de las facultades musicales del espectador, a través del movimiento por el espacio podrá percibir una “especie de melodía”. Ya que cada uno de los parlantes emite una frecuencia particular; y siguiendo una sucesión, el espectador podrá conformar una melodía; cuyo ritmo o composición será  dado por su desplazamiento por la habitación. Todo dentro de un plano  hipotético, ya que esta es una de las tantas posibilidades subjetivas que ofrece la obra. Ya que, la experiencia psicoacústica tanto sonora como musical, provoca diferentes reacciones: placer, indiferencia, molestia e incluso dolor.
Situación similar a la que, burdamente ejemplificando, nos producen los sonidos cotidianos; o incluso las diferentes corrientes o estilos musicales.

Memoria Técnica:


En una habitación blanca, de 10mts por 6mts de longitud, se encuentran
ubicados 16 parlantes de 4” a lo largo de las paredes de la misma (6 por cada pared lateral, y 4 sobre la pared ubicada en el fondo de la habitación). Estos parlantes estarán empotrados en la pared a una altura de 150cm, aproximadamente. Cada uno de ellos emitirá un tono puro, es decir, reproducirá una frecuencia diferente. La secuencia de frecuencias simularía a una melodía; frecuencias que equivaldrían a una secuencia de notas (Do6; Re6; Mi6; La6; Sol6; Do7; Fa6; Mi6; Re6; Do6; Re6; Mi6; La6; Sol6; Mi6; Do6). Dichas frecuencias fueron seleccionadas por encima de los 1khz para una mayor
direccionalidad y menor recorrido de la onda.
Estos parlantes estarán conectados por detrás de las paredes a una Notebook en una habitación escondida (no visible para el espectador), la cual tendrá una placa multipista con 16 canales de salida. A través de un programa multipista (Nuendo, Pro Tools, Adobe Audition, etc) se reproducirán las frecuencias individuales hacia los parlantes. El volumen de dicha emisión debe ser relativamente bajo para que la percepción de las frecuencias puedan individualizarse cerca de los parlantes, y que se fundan al estar alejado. De esta manera, el espectador tendrá un abanico de posibilidades para experimentar diferentes sonidos; incluida la ¨melodía¨ que se pueda generar.

Presupuesto:


16 parlantes de 4”                                                             $300
115mts de cable de audio                                               $175
16 plug mono 3,5”                                                             $24
Notebook con puerto firewire                                      $2000
Placa Multipista (ej: M-Audio Profire 2626)        u$s1000

 TOTAL                                                                    $9000 aprox

Elección del autor a investigar

El autor que elijo para abordar la cursada, en su investigación e interpretación, es Nam June Paik. Desde el comienzo de mi cursada en la carrera, Paik, siempre ha llamado mi atención; y pasado ya 7 años, su obra sigue despertándome admiración . Considero que esta es una gran chance de abordar a dicho artista, desde una  posición mas íntima y exhaustiva, la cual no debería desaprovechar.